jueves, 24 de abril de 2014

"Hay que estar ahí."


El CEO 2014 ha finalizado de una manera dulce. El viernes viajé a Antequera para concentrarme y descansar para el día duro que me esperaba el sábado, con dos competiciones, aunque la decisión de correr el sprint estaba condicionada a las sensaciones del relevo. Por otro lado, ¡¡ya tengo cita para quirófano!!
El miércoles 30 de Abril tengo la operación con mi Otorrinolaringólogo, la verdad es que no es del gusto de nadie someterse a cirugía.


El sábado trajo muchos reencuentros con grandes amigos que, por desgracia, poco estoy viendo este año. Los nervios de antes de la competición, el estado de euforia rodando el día de antes mientras imaginas cómo será la carrera. Las especulaciones sobre las postas... casi se me olvidaba qué se sentía!! Ha sido un inolvidable día, la primera vez que los míos han asistido como expectadores a un Campeonato de España (el primero que se celebra relativamente cerca) y, a pesar de haber tenido muchas complicaciones y no estar bien para competir, dos podios en dos competiciones en las que he participado. Medalla de Bronce en el relevo con Andalucía Senior y  Diploma (5º clasificado)  en Sprint en mi debut oficial en H-E.

La prueba de relevos fue alucinante, tuve la suerte de poder salir junto a Roger (C.Valenciana) tras una gran primera posta del flamante Luis Nogueira e incluso dominar la prueba durante un tiempo. El bosque, más sabio que nunca, supo ponerme antes del 9º control en mi lugar, y a partir de ahí fui sufriendo mucho hasta el final. Fallando poco, pero muy mermado físicamente, Pau (Cataluña) me alcanza a final de carrera y un error de 1´en el último control (200) hacen que la distancia para que Rorri diese caza a Biel se hiciese demasiado grande. Al final, medalla de Bronce.


Aun así, el relevo fue "jugable" y estuvimos ahí en todo momento. El año que viene volveremos a intentar subir un escalón en el podio, y luchar por la prueba. Esperemos que no haya complicaciones añadidas y pueda estar fuerte en ese entonces!! 
Un paseo turístico y gastronómico por Antequera hacen que me despierte el gusanillo de correr el sprint. No es mi distancia favorita, pero me divierto mucho corriendo. Salir sin presión ninguna, pasar una agradable cuarentena charlando tranquilamente, calentar bien y empezar con una elección de ruta correcta hacen que me sienta bien. Por primera vez en mucho tiempo, ¡ANTICIPO! un control y voy un paso por delante de la prueba.  No hay sorpresas ni errores grandes. El componente físico vuelve a notarse mucho, pero la técnica salva una prueba que se cobraría mucha descalificación. Un par de elecciones no-buenas y la dureza de la carrera me hacen perder aproximadamente 1´, pero acabo muy muy contento conmigo mismo.

Al finalizar, me voy a tomar café con mi gente, el resultado no me preocupa en absoluto y saboreo el capuchino junto a lo que más quiero, disfrutando de mi pequeña prima. Una llamada de teléfono de Rorri me  informa que he quedado 5º,  ¡a 22" de la medalla! ¿Suerte?

"La suerte hay que buscarla, amigo mío. Hay que estar ahí"



Es posible que nunca se vuelva a repetir, y que seguramente la mayoría no lea esto.Gracias a todos los que me animaron a que no me viniese abajo. Gracias a mis padres, siempre comprensivos.Gracias a la papelería Mafalda (Málaga). Gracias al grupo de médicos, fisioterapeutas y a Clínica Dental, otra vez. Gracias a Alberto, Raúl, Rorri y Luis. Y sobre todo, gracias Sonia.

Dentro de poco más. Y sobre todo mejor :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada